Inicio - Casa de San Martín

Hotel Casa de San Martín

San Martín de La Solana – Huesca – Pirineo Aragonés – España

Hotel Casa de San Martín

San Martín de La Solana – Huesca – Pirineo Aragonés – España

Hotel Casa de San Martín

San Martín de La Solana – Huesca – Pirineo Aragonés – España

Hotel Casa de San Martín

San Martín de La Solana – Huesca – Pirineo Aragonés – España

Hotel Casa de San Martín

San Martín de La Solana – Huesca – Pirineo Aragonés – España

Hotel Casa de San Martín

San Martín de La Solana – Huesca – Pirineo Aragonés – España

Hotel Casa de San Martín

San Martín de La Solana – Huesca – Pirineo Aragonés – España

Hotel Casa de San Martín

San Martín de La Solana – Huesca – Pirineo Aragonés – España

  HOTEL CASA DE SAN MARTÍN 

San Martín de La Solana – Huesca – Pirineo Aragonés – España

 TELEFONO DE RESERVAS 974 33 83 49 

EMAIL RESERVAS reservas@casadesanmartin.com

Perdida entre montañas y bosques, es el refugio perfecto para relajarse con un buen libro frente la chimenea o dando largos paseos en plena naturaleza. Un lugar con carácter y mucha historia reconvertido en hotel. Aquí no existe la prisa!!!

Asentada en la cima de un promontorio, como una alta meseta, larga y estrecha, flanqueada por dos barrancos en precipicio, la casa parece la quilla de un barco en tierra. Desde allí se domina un valle muy amplio y el cinturón de montañas que lo circunda. En todo lo que alcanza la vista sólo hay vegetación, bosque de coníferas, cultivos y algunas aldeas abandonadas y perdidas.

Propiedad del monasterio de San Victorián y posteriormente casa de labranza, vió el despoblamiento del valle en la segunda mitad del siglo XX por una presa que nunca se llegó a construir…

La construcción del actual edificio de piedra comenzó en el siglo dieciocho, y ha sido recientemente restaurado con esmero para ofrecer todo el confort de la vida moderna en un elegante entorno rústico.

La propiedad consta de 92 hectáreas y está rodeada por bosques de pinos y robles. Los muros de la casa de San Martín son testigo mudo, desde su atalaya privilegiada, del paso del tiempo.

En la casa no hay televisión…

Sólo para amantes de la naturaleza…

Hotel Casa de San Martín